LA MUJER EN LA FRANCMASONERÍA

El androcentrismo, enarbolado por la francmasonería inglesa andersoniana, oculta a sus prosélitos que la Masonería de San Juan Evangelista, genuina y existente antes de la deformación de 1717, fueron corporaciones o Guildas que simultaneamente desarrollaban el arte de la construcción y la carpintería como actividades conexas para la elevación de templos, “ la Orden de Imagineros y Artesanos del Muro y la Madera”.

Tijerales de estructura, retablos y altares fueron de madera, así como muchos elementos decorativos. Jesús como Gran Maestro constructor fue carpintero. La guilda inglesa de Norwich, que data de 1375, que cobijaba en su seno a los albañiles de York, denota en sus preceptos y regulaciones su clara constitución mixta, al recordar que: “Todos los años, el sábado siguiente a la Ascensión, los Hermanos y Hermanas se reunirán en un lugar determinado para recitar oraciones en honor de la Santa Trinidad, por la paz y la unión del país…” “Si muere algún miembro de la guilda, sus Hermanos y Hermanas deben rezar por él.”

En el medioevo, el aprendizaje de oficios de las cofradías del Compgnonage (institución de constructores muy antigua de Europa), era llamado “Tour de France”, y aludía al viaje que efectuaba todo profano hasta convertirse en compañero, partiendo desde el Oriente confuso y oscuro por el fanatismo de la fe, avanzando por el frio septentrión hasta llegar al medio día francés. Quien tiene oídos que oiga y quien tiene entendederas que entienda. La “Madre” o logia era encargada a la dueña de la posada o albergue por la que pasan los “compañeros” en su período de prueba del oficio. Era la Madre la que organizaba sus vidas, velaba porque reine el orden, la justicia y el entendimiento fraternal entre todos. La Madre indiscutiblemente era el rol del V:.M:. de las logias francmasónicas.  Los viajantes o aprendices, podían llegar hasta la centena de jóvenes entre 18 y 25 años durante períodos mínimos de 6 meses hasta un máximo de dos años. Es de esta costumbre ancestral que muchas jurisdicciones francmasónicas exigen el mismo mínimo tiempo de permanencia en el grado antes de proceder al adelanto. La Madre como personaje femenino admitido en el Compagnonage, ha gozado siempre de una autoridad reconocida y de un respeto profundo.

En la Ceremonia de Cremación de los restos de la Hermana Annie Besant, realizado en Adyar, India, el 21 de Septiembre de 1933, obsérvese la asistencia de hermanos y hermanas. Preside el acto el Ilustre Hermano C.W. Leadbeater.

Entre los constructores de Catedrales encontramos el nombre de una mujer, Sabine de Pierrefonds, hija de Hervé de Pierrefonds, más conocido por su nombre germánico de Erwin de Steinbach, constructor principal de la Catedral de Strasburgo. Sabine esculpió algunas de las notables estatuas de Notre Dame de París, y a su vez en tanto que Maestra de Obra, formó Aprendices en su oficio. Y es probable que no fuera la única mujer en ser Maestra del Oficio. También se puede pensar en la recepción de las esposas de los Maestros, pues en las ”Antiguas Constituciones de los masones francos y aceptados, tomadas de un manuscrito  escrito hace 500 años” de J. Roberts, escrito en 1722, en la parte del Reglamento de los Aprendices, dice: “No revelaréis los secretos o proyectos de vuestro Maestro o de vuestra Maestra.

M:.R:.H:. Licia Chuecas Velasquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: